Category Archives: CALIDAD

  • -
sentencia supremo marca barcelona

El Tribunal Supremo deniega la Marca Colectiva Barcelona.

El Tribunal Supremo ayer, 13 de marzo del 2018 ha denegado el registro de la Marca Colectiva Barcelona.

Ayer por la tarde recibimos la sentencia del Tribunal Supremo sobre la Marca Barcelona.

El Tribunal Supremo da la razón a Peritos Judiciales Barcelona S.L., en los dos recursos judiciales que junto a la OEPM hemos interpuesto contra el Ayuntamiento de Barcelona.

Hemos tenido que trabajar mucho para lograr defender que en nuestro nombre de empresa se pueda usar la palabra “Barcelona”.

Tuvimos que empezar con un recurso de alzada ante la Oficina Española de Patentes y Marcas, posteriormente tuvimos que continuar litigando ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y finalmente ante el Tribunal Supremo.

El esfuerzo ha merecido la pena, ya que podemos seguir utilizando la palabra “Barcelona” en el nombre de nuestra empresa sin tener que pedir permiso al ayuntamiento ni pagarles una tasa por ello, ni tampoco será el ayuntamiento quien nos dirá si nuestra marca es de “calidad” o no es de calidad al utilizar la palabra Barcelona, si no que se mantendrá la decisión (sobre la cuestión) del mercado consumidor, como siempre ha sido y como debe de ser.

Adjuntamos al presente la sentencia del Tribunal Supremo en cuya sentencia obtuvimos respuesta favorable en relación a nuestros argumentos jurídicos sustentados, sin embargo nos parece curioso que en dicha sentencia se siga confundiendo por los tribunales el concepto de “persona jurídica de derecho público” con “administración pública”. Es importante esta aclaración, dado que la esencia de la Ley de Marcas es poder distinguir en el mercado a unas “empresas” de otras “empresas”, según su art. 4.1

El Ayuntamiento es una Administración Pública, no obstante, el Tribunal Supremo lo califica como una “Persona Jurídica de Derecho Público”, interpretación en la que obviamente discrepamos y que sin duda es errónea.

Las Personas Jurídicas de Derecho Público son aquellas empresas públicas que aún prestando un servicio público se sostienen con sus propios ingresos y no con los impuestos de los ciudadanos.

A modo de ejemplo, son considerados como Personas Jurídicas de Derecho Público empresas o corporaciones tales como RENFE, TMB, el Colegio de Abogados,  pero no un Ayuntamiento  (que en nuestro entender es una Administración Pública, es decir, administrador de impuestos, tasas, precio publico…, todas ellas de recaudación pública).

En nuestra opinión el Tribunal Supremo debería haber dilucidado esta cuestión, es decir, aclarar que el Ayuntamiento de Barcelona no es una Persona Jurídica de Derecho Público (empresa pública)  como este venía alegando para lograr su propósito de registrar la Marca, por que este sabía que según la Ley de Marcas solo pueden registrar marcas colectivas las Personas Jurídicas de Derecho Público, pero no las Administraciones Públicas conforme al art. 62.2 de la Ley de Marcas.

Una Administración Pública o un gobierno no debería registrar una marca y por eso según Ley de Marcas una administración pública no puede registrar una Marca, ya que ello rompe la esencia de la competitividad entre empresas dentro del mercado consumidor, y pone la politica y las influencias de los poderes gobernantes en contra de la libertad de empresa y del mercado, favoreciendo a ciertas empresas simpatizantes de la política o los poderes sociales y desfavoreciendo a otras cuyo objeto no  es la política.

Entendemos que esta aclaración es necesaria y trascendente, puesto que en la sentencia se da a entender erróneamente por el Tribunal Supremo que el Ayuntamiento en calidad de persona jurídica de Derecho público puede llegar a registrar “Marcas de garantía”, y a nuestro criterio la citada administración pública (el Ayuntamiento) no podría registrar lo denominado como “Marca de Garantía” por no ser una Persona Jurídica de derecho público tal y como sostiene el artículo 62.2 de la Ley de Marcas.

Por lo tanto y resumiendo, a nuestro criterio, el ayuntamiento debería haber sido considerada una “administración pública”, para no dar lugar a la interpretación de que si que podría haber registrado la Marca de Garantía, “Barcelona”.

A causa de esta confusión o falta de claridad por quien tiene la potestad y obligación de hacerlo,  no nos extrañaría en absoluto que el Ayuntamiento “vuelva a la carga” intentado registrar una “Marca de Garantía”, para decirnos a las empresas quienes somos de calidad y quienes no, y para cobrarnos una tasa a todos o para descalificar a unas empresas de calidad y otorgar la calidad a otras.

Concluimos afirmando que, técnicamente la sentencia podría haberse enfocado en mejores términos en lo referente a dilucidar las posibles dudas y por ende no dejar lugar a interpretaciones superfluas. Dicho lo anterior, finalmente lo que es noticia importante es que al final, “Barcelona” vuelve a ser una palabra de todos y no una marca o propiedad controlada por solo unos pocos.

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
Perito - Redacción del informe/dictamen/peritaje

Perito – Redacción del informe/dictamen/peritaje

Perito – Redacción del informe/dictamen/peritaje

Hay que diferenciar los términos informe, dictamen y peritaje. Un informe es un documento en el que únicamente se describe lo que se observa, un dictamen es un informe en el que el Perito emite su opinión sobre lo que se trata, y un peritaje es un informe o un dictamen que se hace servir como prueba pericial ante un juez.

Un peritaje pues, sería el más extenso de los tres, el cual debe estar bien estructurado para facilitar la comprensión de cualquier persona ajena a la materia.

Para ello debe estar formado, en general, por los siguientes apartados:

Índice

Introducción: donde se expone el motivo del peritaje, así como los agentes implicados

Antecedentes: apartado en que se desarrolla los sucesos previos a la solicitud del peritaje. Por ejemplo, si se trata de un peritaje médico, podría ser el historial clínico de la persona, así como gestiones oportunas, si se trata de un edificio, se indicarían intervenciones de técnicos anteriores, mantenimiento, antigüedad, etc.

Visita: en prácticamente todo peritaje, se requiere la visita al lugar de los hechos, la exploración de la persona… en función de la materia del dictamen. Así pues debe haber un apartado en el que se indique las observaciones como Técnico, Doctor o entendido en la materia que considere necesarias para el caso en concreto.

Análisis: Según el caso, será necesario consultar normativas que justifiquen la opinión del Perito, cálculos, u otros, que deben ser incluidos para que toda afirmación resulte debidamente justificada.

Consideraciones: lugar donde se exponen todos aquellos condicionantes, o premisas previas, a partir de las que se emite la opinión del Perito, y que en caso de alguna de ellas se demostrase incierta, podría modificar la conclusión final.

Conclusión: A partir de los antecedentes conocidos, del examen realizado por el Perito experto en la materia, y toda la documentación analizada por el mismo, se emite la opinión de las causas o el origen de los daños reclamados.

Valoración: A menudo, se solicita  al Perito que de un valor a los daños ocasionados, bien sean de reparación de patologías constructivas, de accidentes, de daños corporales, por lo que en base a cada materia se realizará los cálculos oportunos.

Todo ello, debe ser redactado con criterios objetivos (respaldados con normativa) , imparciales (sin procurar beneficiar a ninguna parte interviniente), y racionales (aportando propuestas de reparación económicamente y técnicamente más viables, la forma más rápida y eficaz…)

Un buen Perito, es aquel que con toda la formación profesional, es capaz de explicar en un informe/dictamen/peritaje la situación, causa y daños, de forma que sea totalmente comprensible por una persona no entendida en la materia, abalando su opinión con justificaciones normativas.

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
objetividad y competencia

Objetividad y competencia

Objetividad y competencia, son la clave

 

En nuestro día a día, a lo largo de nuestra vida, actuamos bajo impulsos y sentimientos. Estamos marcados por unos principios adquiridos, valores e ideologías y en consecuencia procedemos. Es muy difícil dejar todo eso a un lado, ya que es lo que  hace movernos, elegir un camino u otro, escoger comportarnos de una determinada manera en unas circunstancias concretas, tomar decisiones etc.

En el mundo pericial todo esto hay que obviarlo, apartar cualquier tipo de sentimiento, afecto, conmoción, sensiblería, es lo que es y punto, contar así con la mayor objetividad y competencia que sea posible.

En esta profesión existen dos palabras fundamentales a tener en cuenta OBJETIVIDAD Y COMPETENCIA.

Objetividad, porque al perito se le requiere para ello, para que sea objetivo, claro y que en virtud de sus conocimientos y experiencia  disipe cualquier atisbo de duda que se le haya creado a su señoría por falta de formación en  determinadas materias las cuales no le corresponde saber o entender.

Así, en el artículo 335 de la Ley de Enjuiciamiento Civil  en su apartado 2 se establece que “Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha actuado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conoce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpliere su deber como perito”

Como ejemplo , me remito a la sentencia del TS recurso 1814/2007 en donde se analiza la objetividad de un perito médico, el cual actuando como tal en un procedimiento judicial se extralimitó en su cometido, prescribiendo un tratamiento a la parte que había solicitado la pericial además de haber realizado el informe, prueba que, obviamente, fue impugnada por la otra parte, estimándose ésta ya que “de lo que se trata es que el perito desarrolle estrictamente el encargo profesional que se le ha encomendado evitando cualquier tipo de influencia externa”, siendo éstos unos principios de la legislación procesal que tratan de garantizar la correcta actuación de los profesionales que intervienen en el procedimiento.

Competencia, porque en el ambiente en el que actúa el perito, la persona que solicita que se haga el servicio pericial tiene mucho en juego por no mencionar el dinero invertido, por lo que lo mínimo que se puede pedir del perito es que tenga los conocimientos pertinentes y sea competente según el objeto del dictamen pericial encomendado, rechazándolo en caso contrario o haciendo saber que en alguna cuestión de algún extremo no tiene la capacidad o competencia necesaria para contestar con la toda la diligencia que le es posible.

Términos estos, objetividad y competencia, que deberían tenerse en consideración a la hora de ejercer esta profesión tan interesante y complicada por todo lo que conlleva. Así pues, objetividad y competencia son conceptos que deben ir ligados para buen desarrollo de la profesión

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
perder el juicio

Perder el Juicio

Saber Perder el Juicio y Saber Superarlo.

Como Introducción previa a este articulo hemos de comprender cual es la definición de Justicia, que en la wikipedia se define así:

La justicia (del latín iustitĭa)1 es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.

Cuando se experimenta la injusticia de un juicio defectuoso se produce una fuerte des motivación e incluso se puede llegar a perder la Fe en la Justicia, el sistema social en el que vivimos  y también la Fe en nuestra profesión (suele pasar a los noveles en el oficio).

Cuando una persona es la víctima o el inocente y además hemos sido condenados, en este caso se dice desde hace siglos que se puede llegar a perder la cordura.

Es conocida la cita de:

La razón perdió porque el juicio perdió.

Entonces nos preguntamos,

¿Como superan un Juicio Defectuoso, aquellas personas con sabiduría, que aún creen y mantienen su Fe en la Justicia?

La respuesta la teneis mas abajo donde os ilustraré un par de consejos del conocido Sócrates mezclados con otros consejos míos basados en la experiencia de 17 años de profesión, cuales aunque para muchos no sirvan para nada, a lo mejor a alguien le puedan ayudar:

1.- No le eches la culpa a la Justicia ni pierdas tu Fe en ella. (Al perder el Juicio, has aprendido que al servicio de la Justicia trabajan muchas personas incompetentes que la hacen tropezar).

2.- Tu sigues siendo Justo/a, mientras que quienes te han perjudicado faltando a la verdad, han dejado de serlo.

Sócrates: “Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no”.

3.- Nunca te tomes la justicia por tu mano, no lo hagas, no te rebajes,  Sócrates, citaba:

Sócrates: “Es preferible sufrir una injusticia, que cometerla“.

4.- Mantén integra tu Fe en la Justicia,  pues sería injusto que a causa de la incompetencia de otros también pierdas tu Fe, pues la pérdida entonces sería doble, y con ello darías una victoria doble a tu enemigo.

5.- Maten firme tu sentimiento verdad y de razón, pues sabes que tienes la razón.

6.- Aprovecha la experiencia personal o profesional sin ningún rencor. Piensa que cuando logres superar la injusticia de este caso, habrás superado la misma pues habrás logrado aprender a convivir con la incompetencia de los demás, sin perder tu cordura, ni la Fe en la Justicia.

7.- No tires la toalla. Las cosas no son fáciles para nadie, si deseas el éxito tienes que trabajar duro. Por ello, si tienes la mas mínima posibilidad de apelar, o una segunda oportunidad, aprovéchala.

8.- La vida siempre te dará una segunda oportunidad, pues el paso del tiempo nos pone a todos en nuestro lugar.

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

Llamar