Category Archives: DERECHO EN GENERAL

  • -
establecer honorarios del letrado

Establecer honorarios del letrado

Establecer honorarios del letrado

La Ley Omnibus (Ley 25/2009 de 22 Noviembre) prohibe la publicación de honorarios por colegios profesionales en general, aunque excepcionalmente y en el caso de los Abogados la misma Ley permite que exista dicha publicación para la Tasación de Costas y jura de costas de los Abogados en procesos Judiciales. Por tanto, aún y siendo la publicación una referencia, en algunos casos o procesos judiciales será una imposición a pagar, cuando exista condena en costas a alguna de las partes.

Para establecer honorarios del letrado se puede hacer de una forma libre pactándose con el cliente, incluso es posible pactar el abono de una cantidad o porcentaje según el resultado que haya acaecido en el pleito, si bien es cierto que existe ciertos criterios orientadores a los efectos de la tasación de costas y jura de cuentas pudiéndose utilizar para hacernos una idea o referencia de lo que podemos presupuestar.

Una cosa que se tiene que tener en cuenta al establecer honorarios del letrado es que aun siendo válido el pacto de forma verbal  lo ideal es que conste todo pacto por escrito y que se refleje el consentimiento del cliente por lo que pudiera pasar.

En caso de que al establecer honorarios del letrado excedan de una cuarta parte de la cantidad reclamada, éste debe advertir de tal circunstancia a su cliente antes de iniciar cualquier trámite. En la cantidad presupuestada estarán todas las actuaciones previstas excepto recursos e incidentes que pudieran ocurrir durante el pleito, debiéndose minutar de forma separada al resto.

Así mismo, para establecer honorarios del letrado correspondientes al caso se debe tener en cuenta varios factores como resulta obvio, como puede ser el tiempo invertido, el trabajo que finalmente se ha realizado, la complejidad del asunto, la cuantía de este o el grado de especialización entre otros.

Vayamos al fondo del asunto, para hacer el cálculo y establecer honorarios del letrado a efectos de tasación de costas o cuando haya algún tipo de conflicto existen 4 escalas, refiriéndose cada una de ellas a los tipos de procedimientos diferentes, constando en los criterios orientadores del Colegio de abogados de Barcelona correspondientes, en los de Barcelona se encuentra estipulado en el criterio 26.

Una vez tengamos claro qué escala corresponde al procedimiento que queremos presupuestar nos dirigiremos al criterio 7, en donde nos encontraremos una tabla indicando que porcentaje debemos de aplicar.

Pongamos un ejemplo que será más clarificador. Imaginemos que se trata de un procedimiento ordinario donde la cantidad reclamada son 25.000 euros.

El procedimiento ordinario es escala 4 (según criterio 26 como dijimos antes), así que cogeremos el acumulado de la cantidad de 20.000 euros que según la tabla son 4.300 euros. ¿Qué hacemos con la diferencia de 5.000 euros que nos quedan? Tendremos que aplicarle el tanto por ciento que se encuentra justamente por debajo, en este caso, el 15%, y siempre usando la misma escala, dando un resultado de 652 euros, por lo que únicamente nos queda es sumar las dos cifras.


Base: 25.000 euros

Hasta 20.000……………. 4.300 euros

A la diferencia restante (5.000 euros) hay que aplicarle 15%……………. 652 euros.

Total: 4.952 euros


Ahora bien ¿qué pasa si la cantidad a reclamar es menor de 3.000 euros?, que es la primera cifra que  aparece en la tabla. El criterio 7 nos dice que “En ningún caso el primer acumulado de cada escala se tomará como importe de los honorarios cuando el resultado de aplicar sobre la base de cálculo el porcentaje que corresponda le sea inferior, sino que este último resultado constituirá el importe de la minuta”.

Es decir, si la cantidad a reclamar son 2.000 euros en un juicio verbal (escala 3) no podemos coger como acumulado la cantidad de 600 euros que es la correspondiente a 3.000 euros sino que deberemos de calcular el tanto por ciento indicado, es decir, el 20% obteniendo como resultado la suma de 333 euros.

¿Y si no existe cantidad concreta de reclamación? Bien, en este caso, según el criterio 15, tomaremos como cantidad base la de 30.000 como regla general, sin perjuicio de lo establecido en otros criterios con determinaciones especiales según materia o procedimiento.

Cuando se trate de un procedimiento en el que exista una especial y evidente complejidad ya sea por la materia, la especialización requerida o en caso de haber pluralidad  de litigantes, entre otros aspecto,  es posible establecer honorarios del letrado incrementando la cantidad resultante en un 50% siempre justificando las circunstancia de dicha complejidad.

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
régimen económico matrimonial

Régimen económico matrimonial

Relaciones económicas entre los cónyuges en Cataluña (PARTE I)

Introducción: régimen económico matrimonial en cataluña

El Código Civil Catalán, en sucesivo: CCCat, dedica la Sección Segunda del Capítulo I del Título III del Libro Segundo del CCCat, a las relaciones económicas de los cónyuges que tienen su vecindad civil en Cataluña (http://noticias.juridicas.com/base_datos/CCAA/ca-l25-2010.l1t3.html#c1s2)

Rigen dos tipos de régimen económico matrimonial en Cataluña, los cuales son: aquel régimen económico matrimonial que los cónyuges hayan convenido en los capítulos matrimoniales y el régimen económico matrimonial de separación de bienes, éste último se aplica por defecto en Cataluña, es decir; en caso de que los cónyuges no hayan establecido pactos en las capitulaciones matrimoniales, o cuando éstos capítulos devienen ineficaces, así lo establece el art. 231-10 CCCat, por tanto, el régimen matrimonial de separación de bienes, es de carácter supletorio.

La aplicación de uno u otro régimen económico matrimonial se produce desde el momento en que los cónyuges contraen matrimonio, es decir, el matrimonio per se produce efectos patrimoniales, y éste régimen patrimonial creado entre los cónyuges produce efectos ante terceros.

RÉGIMEN 1º: El régimen económico matrimonial convenido en los capítulos matrimoniales

Las capitulaciones matrimoniales se pueden adoptar en distintos momentos; antes del matrimonio o en momento posterior del mismo, con la particularidad de que si se realiza antes del matrimonio, éste se habrá de celebrar en un plazo máximo de un año, de lo contrario, caduca, y solo producen efectos a partir del momento de celebración del matrimonio.

En este tipo de régimen económico matrimonial, el contenido de las capitulaciones viene determinada por el artículo 232-13 del CCCat, en los cuales se puede determinar el régimen económico matrimonial, convenir pactos sucesorios, hacer donaciones y establecer las estipulaciones y los pactos lícitos que se consideren convenientes, incluso en previsión de una ruptura matrimonial.

Otra particularidad que tienen las capitulaciones matrimoniales es que la disposición que tienen los cónyuges sobre las mismas, son limitadas, estas limitaciones vienen dadas por las disposiciones generales y las relativas al régimen primario (contribución en los gastos familiares por parte de los cónyuges); también existe la imposición legal de cumplimiento de los requisitos establecidos en el art. 231-19 y siguientes del CCCat (contenido, capacidad, forma de las capitulaciones, los derechos adquiridos, entre otros).

Las capitulaciones matrimoniales se pueden modificar, con el consentimiento de todas las personas que los han otorgado, así como los herederos, si es el caso. Tanto las capitulaciones iniciales así como las posteriores modificaciones, deben constar en escritura pública para que sean consideradas válidas.

 

PD: En el siguiente post, de esta autora (parte II) se continuará con el segundo régimen económico matrimonial (régimen de separación de bienes)

Si le ha gustado el artículo, valórelo según su criterio, de esta manera ayudará a que se publiquen más artículos sobre las diversas situaciones legales que se nos presentan.

En el siguiente enlace, https://perito.biz/blog/ encontrarás más post que pueden ser de su interés

 

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
consentimiento informado

CONSENTIMIENTO INFORMADO

DEFINICIÓN DE CONSENTIMIENTO INFORMADO

El  consentimiento informado se encuentra definido en el art. 3 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, que cita:

la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecte a su salud.

A la práctica:

El consentimiento informado es el documento que los pacientes firman aceptando riesgos ante cualquier cirugía o procedimientos sanitarios.

Por tanto, los profesionales de la sanidad deben informar claramente al paciente sobre el  procedimiento al que se somete.

La omisión del consentimiento informado o la falta de información pueden dar lugar a la correspondiente responsabilidad médica.

Los requisitos para que se puedan indemnizar dichos daños son:

  • Cuando el paciente haya sufrido un daño personal cierto y probado.
  • Que el daño sufrido sea consecuencia de la intervención médica practicada y materialización de un riesgo típico o inherente.
  • Si del riesgo finalmente materializado en daño no hubiera sido informado previamente al paciente para su consentimiento de la intervención.
  • Cuando el daño constituya una incidencia de la intervención no atribuible a la negligencia del médico o del servicio.

En las negligencias médicas no es determinante el consentimiento informado.

DERECHO  Y DEBERES DE LOS PACIENTES.

Adjuntamos una tabla resumida sobre los derechos y deberes de los pacientes.

Derechos y Deberes de los Pacientes
DerechosDeberes
Autonomía de la PersonaCuidar de la propia salud y responsabilizarse de la misma
Igualdad y no discriminaciónHacer uso de los recursos sanitarios según las necesidades de salud y en función de la disponibilidad del sistema sanitario
Intimidad y  confidencialidadResponsabilizarse del uso adecuado de las prestaciones sanitarias
Información y participación de los usuariosUtilizar y disfrutar de las instalaciones y los servicios sanitarios
Prevención y promoción de la saludMantener el respeto debido a las normas y al personal
Calidad asistencialFacilitar los datos de identificación y salud
Genética de la personaFirmar el documento en caso de negarse a las actuaciones sanitarias
Investigación y experimentación científicaAceptar el alta

Uno de los derechos que alcanza una mayor relevancia en el mundo pericial es la autonomía de la persona. El (art. 1.1 CE,) que incluye el derecho de ser informado previamente con el fin de poder dar el consentimiento informado.

El Consentimiento Informado no impide a las víctimas de negligencias médicas contratar un perito médico para reclamar sus derechos.

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

  • -
La mediación y el arbitraje

La mediación y el arbitraje

Medios alternativos de resolución de conflictos (parte 2)

La mediación y el arbitraje

 

En una primera aproximación, decir que la mediación y el arbitraje son medios ALTERNATIVOS DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTO.

Antes de empezar a hablar sobre la mediación y el arbitraje en si, cabe hacer una importante matiz respecto de la de la NEGOCIACIÓN y LA MEDIACIÓN, puesto que no se debe confundir ambos términos, si bien tienen puntos similares en su desarrollo, existen diferencias entre ambos, por ejemplo, en la negociación asisten las partes interesadas, debatiendo sus intereses e intentando llegar a un consenso favorable para ambos, sin embargo en la mediación existe la figura de un tercero neutral, imparcial, y con el deber de confidencialidad, el cual asiste a las partes, analizando sus puntos de controversia, sus posiciones, entre otras, y propone una solución, el cual puede ser aceptada por las partes o no, es decir, la solución no es interpuesta por terceras personas como sucedería en el caso de los jueces o árbitros (este último lo veremos más adelante), sino más bien, como ya he dicho, las partes deciden voluntariamente. Según entiendo, en la mediación esta mas latente aquello que dejábamos más de lado en la negociación, es decir, aquí se puede considerar la opción de ganar o perder, sin evidenciar demasiado nuestros puntos débiles ni nuestras fortalezas y medida en que podemos ceder o no, puesto que podría ser desventajoso para nosotros.

Volviendo al tema de la mediación y el arbitraje, creo que la comunicación constituye un papel fundamental en la MEDIACIÓN, y para ello el papel del tercero mediador es muy importante, porque puede establecer un ambiente de comunicación eficaz para que las partes trabajen juntas para encontrar soluciones satisfactorias. Lo que más me gusta de esta implantación como medio alternativo a la resolución de conflictos (la mediación), es que las partes no “necesitan” renunciar a su derecho a acudir a los tribunales si no encuentran satisfacción por medio de esta vía, y que además de eso, sea un medio más rápido y menos costoso.

Adentrándome más en el tema de la mediación y el arbitraje, me gustaría citar un un artículo que leí, redactada por la Sra. Montse Purti I Pujals, mediadora y abogado, que se titulaba ¿Confía la gente en la mediación?, (14/09/2013, Mediación es justicia), donde hizo un comentario que me llamó la atención, sobre el ex presidente de Sudáfrica, el Sr. Nelson Mandela, donde recalcaba lo dicho por John Carlin, que “la debilidad de Mandela por confiar demasiado en la gente era su mayor virtud”. También destaco otro dicho; “Necesitamos que los posibles derivadores, en especial jueces, magistrados y abogados,  confíen en la mediación como sistema alternativo o complementario a la justicia ordinaria. Pero no sólo como un sistema que descongestionará los juzgados sino como una herramienta efectiva que puede  solucionar  definitivamente los conflictos

Sin embargo, tengo dificultades a la hora de diferenciar sobre algunos puntos entre la mediación y el arbitraje, así como muchas otras personas (creo) también lo tienen, sobre todo aquellas personas que día a día tienen conflictos con otros, y que no son precisamente juristas ni entendidos del tema. Esto me lleva a pensar en que hay muchas personas que asocien los términos de la mediación y el arbitraje como sinónimos, cuando en realidad son instituciones distintas. Si bien dichos procedimientos tienen mucho en común, como por ejemplo, ambos son unos medios alternativos de resolución de conflictos, a los que se acuden para evitar procesos judiciales convencionales, y por otra parte, se acuden a ella para evitar costosos y largos procedimientos judiciales, lo cierto es que se trata de dos medios con diferentes normativas, procedimientos y efectos diferentes entre ellas.

Si indagamos un poco en las redes encontraremos muchas informaciones sobre la mediación y el arbitraje, respecto del arbitraje, os dejo un enlace de la página de la Asociación Europea de Arbitraje de Derecho y Equidad – AEADE (www.aeade.org) que podría ser útil en un futuro cercano.

 

Diferencias entre estos medios alternativos de resolución de conflicto (la mediación y el arbitraje) 

La mediación y el arbitraje: por un lado, en el ARBITRAJE, las partes se remiten a un tercero independiente, que no forma parte de la Litis (el Arbitro), para la obtención de una decisión al conflicto, con efecto de cosa juzgada, estos efectos son vinculantes y las partes tienen la obligación de acatarla, esto quiere decir, que si una de las partes no cumple la decisión del laudo, la otra parte podrá solicitar el cumplimiento judicial del mismo por la vía ejecutiva, sin necesidad de acudir a una demanda judicial ordinaria, por tanto, el laudo arbitral goza de las mismas garantías que una sentencia judicial, puesto que ambas resoluciones, en caso de incumplimiento pueden ser ejecutadas por la vía ejecutiva. Por otra parte tenemos la MEDIACIÓN, su regulación es bastante reciente, de hecho, este año 2013 ha cumplido un año de vigencia. Así como el arbitraje, interviene un tercero en la actuación, un mediador, que ayudara a encontrar una solución beneficiosa en la medida de lo posible para las partes, de una forma rápida y concreta a través de la firma de un acuerdo al que han llegado voluntariamente, en caso de no llegar a un acuerdo, no despoja a las partes de su derecho de acudir a la vía judicial ordinaria. El sometimiento de las partes a la mediación es voluntario y libre. Lo que le caracteriza a la mediación es la necesidad de las partes de que se resuelva la controversia de una forma rápida y confidencial, puesto en la mayoría de los casos se trata de controversias que surgen en la familia, sociedad empresarial, comunidad de vecinos, entre otros. Así como en el arbitraje, el acuerdo al que se ha llegado también podrá tener título ejecutivo, si las partes así lo desean, mediante su elevación a escritura pública frente a un Notario, pero cabe destacar que la ley no contempla su obligatoriedad, por tanto, en caso de incumplimiento, será necesario la interposición por la parte perjudicada  de una demanda judicial ordinario para obtener su pretensión.

Por tanto, teniendo esta información, me parece importante recalcar la principal diferencia que radica entre la mediación y el arbitraje; en el ARBITRAJE, el árbitro, obligatoriamente deberá resolver la controversia mediante una decisión en la que las partes quedan sometidas (obligadas) a su cumplimiento; por su parte, en la MEDIACIÓN, las partes siguen siendo dueñas de sus decisiones, de la forma, alcance y efectos que quieren dar a la resolución adoptada por el árbitro.

 

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

Llamar