Perder el juicio injustamente y saber llevarlo

perder el juicio

Pedro Correa Ferrer

Abogado e ingeniero

21/02/2015

¿Que se siente al perder el juicio?

Cuando se experimenta la injusticia de perder un juicio que se debería haber ganado, se siente odio, impotencia y una fuerte desmotivación a mantener la Fe en la Justicia o en el sistema de orden social.

Se desea ejercer la rebeldía o la manifestación contra el orden social, incluso se piensa en tomarnos la justicia por nuestras propias manos al no haber habido justicia en los tribunales.

Perder un juicio siendo inocente, es lo peor, pues ello conlleva lo siguiente:

  1. Estás condenada/o en costas y/o a pagar una indemnizacion, a prisión, trabajos sociales u otros tipos de penas.
  2. Logra que el culpable en algunos casos alardee ante ti con su victoria y se ria de tu condena, o al menos eso puedes estar pensando.
  3. No resarce el daño que te han hecho
  4. Se te menoscaba como persona al tacharte la sentencia como culpable
  5. Te sientes estafado por la sociedad al tener que pagar impuestos para que sigan existiendo juzgados incompetentes.

Los cinco puntos anteriores, suman en contra tuyo.

En el caso de los profesionales el experimentar el juicio injusto también da lugar a lograr hacer perder la ilusión y la Fe por la profesión y la carrera que hemos estudiado. (suele pasar a noveles en el oficio y en los inicios).

Volviendo al hilo del tema, tengo que decir que es totalmente cierto que cuando una persona es la víctima o el inocente y además ha sido condenada en el juicio, esta persona está expuesta a perder la cordura.

Es conocida la cita de “La razón perdió porque el juicio perdió”.

Pocos abogados reconocen haber perdido el juicio de algún cliente

Muchos profesionales (abogados) publican en sus sitios web los casos ganados o de éxito, pero ningún profesional se atreve a hablar sobre como superar o afrontar la situación irremediable de perder el juicio de algún cliente.

En las páginas webs de abogados es un tabú hablar de este tema, y no debería serlo pues obviamente en los juicios siempre hay dos partes y para que uno gane, el otro debe perder.

Muchos abogados no quieren hablar de este tema con el que toca lidiar a pesar de que es muy necesaria la formación y conocimiento del mismo, por temor a lo que piensen sus clientes u otros compañeros de su calidad.

Resulta carente de ética que algunos letrados hagan publicidad falsa de que siempre ganan todos los juicios o que digan que tienen un alto porcentaje de victorias, tema que se intenta regular a través del código deontológico de la abogacía.

El abogado que ha trabajado mucho ha vivido todo tipo de experiencias (buenas y malas) y quien no haya vivido las “malas” es por que o no es un profesional experimentado o no dice la verdad a sus clientes.

Como hemos dicho anteriormente en un juicio hay dos partes una que gana y otra que pierde, siendo la probabilidad de perder elevada, mas cuando en derecho todo es interpretable y nuestros contrarios no acostumbran a ser sinceros.

Sin nada que ocultar opino que no debería existir ningún tabú profesional a la hora de hablar y compartir profesionalmente este tema, pues estamos en un país donde existen millones de sentencias que tras una apelación se descubre que eran sentencias “defectuosas” y nos damos cuenta de ello, sobre todo, cuando es subsanada, retrocedida o modificada por un tribunal superior.

¿Que es la justicia?

Antes de continuar y de forma previa a adentrarnos en materia de este articulo, cabe echar un vistazo a la definición de Justicia, que en la wikipedia se define así:

La justicia (del latín iustitĭa)1 es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.

Esta definición no tiene nada que ver con la definición de la “justicia divina”, cual en las santas escrituras es definida como “la justicia de los hombres”.

Cuando pisas un juzgado no vas a experimentar la “justicia divina”,  lo que vas a experimentar es la imperfecta “justicia de los hombres” que es de la que estoy hablando en esta publicación.

¿Existe algún consuelo tras perder el juicio?

Afortunadamente SI, aunque al leer lo que viene ahora quizás haga que a algunos se les escapen una risas.

Tengamos presente en todo momento que ahora mismo “existen millones de personas en esta situación de impotencia ante una injusticia”. Es prueba de ello que cuando analizas jurisprudencia descubres que hay millones de sentencias que en una primera instancia son favorables, en el primer recurso son desfavorables y en el siguiente recurso vuelven a ser favorables, es decir, existen sentencias defectuosas a diario, que pueden ser subsanadas o no.

Podría explicar miles de casos conocidos, por ejemplo el caso de Bill Gates que robó la idea de windows a Steve Jobs, y en donde los tribunales no dieron la razón a Jobs, o casos de presos que han estado décadas en prisión y sobre los que se han realizado películas cinematográficas, pues bien, lamentablemente estos casos no son excepcionales si no “habituales”.

Es en este punto cuando lleguen las risas, por que el consuelo es que “muchas personas son victimas de juicios defectuosos” y saber esto … sirve como “consuelo”.

Cita “Mal de muchos dicen que es consuelo, y el bien de pocos también es dicha”

Las personas sabias ¿como superan un juicio defectuoso?

La respuesta la tenéis mas abajo donde te ilustraré un consejo del conocido Sócrates mezclados con otros consejos míos (aunque no sea un sabio) basados en la experiencia de haber sido condenado injustamente en un juicio defectuoso.

Quizás estos consejos para muchos no sirvan para nada, pero si le sirven a alguien a saber llevar y comprender que los tribunales son incompetentes y no hacen bien su trabajo, ya me basta.

Consejos para superar la situación de perder el juicio

 

1.- No le eches la culpa a la Justicia ni pierdas tu Fe en ella. (Al perder el juicio has aprendido que al servicio de la Justicia trabajan muchas personas incompetentes que la hacen tropezar, y no puedes perder la cordura + la Fe… al menos intenta perder solo el juicio).

2.- Eres una persona digna y “Justo/a”, por tanto no te transformes en otra cosa tomándote la justicia por tu mano. Sócrates dice: “Es peor cometer una injusticia que padecerla”.

3.- Maten firme tu sentimiento de justicia. Realmente no has perdido, tu y tu contrario sabéis que el juicio ha sido defectuoso.

4.- No tires la toalla. Las cosas no son fáciles para nadie, si deseas el éxito tienes que trabajar duro. Por ello, si tienes la mas mínima posibilidad de apelar, o una segunda oportunidad, aprovéchala.

Por último, mi mejor consejo moral ético es que pienses que:

5.- “El paso del tiempo pone todo y a todos en su lugar”. Tarde o temprano, el tiempo te dará una segunda oportunidad.

Resumiendo

Espero que todo lo que has leído te sirva para entender que lo que sientes por perder el juicio no eres el único/a que lo está experimentando.

Consuélate, por que lo que sientes es lo que sienten y han sentido millones de personas desde hace siglos en juicios injustos.

Las santas escrituras ya criticaban la justicia de los tribunales como “la justicia de los hombres” y nos advierten de que en esta justicia no debemos depositar nuestra Fe

Tu  Fe solo la has de preservar para la “justicia divina”.

Quizás te interesa leer…

PSICOLOGÍA Y DERECHO

PSICOLOGÍA Y DERECHO

  Un matrimonio bien avenido Si hablamos de dos profesiones de ayuda a los demás en la resolución de conflictos, nos referimos a la psicología y al...

Call Now ButtonLlamar