Cobro de Morosos o Impagados en Barcelona

cobro de morosos

Date:04 Nov, 2014

Cobro de Morosos o Impagados en Barcelona

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Las acciones de Cobro de Morosos o Impagados se deben realizar cuanto antes, mejor.

El cobro de morosos o impagados es una tarea delicada dado que muchas veces el moroso es un cliente y conocido directo del acreedor. El moroso o deudor sabe que se puede aprovechar del acreedor que desea darle un trato cordial o de confianza como cliente. A la par, es objeto del acreedor o prestador del servicio no solo cobrar sus servicios, si no también, mantener o fidelizar a su cliente manteniendo los dos principios mercantiles básicos de trato al cliente:

  • Lograr que el cliente (deudor) se sienta satisfecho.
  • Lograr fidelizar al Cliente (deudor).

El buen profesional o empresario acreedor entrará en el juego del “buen trato al cliente” tendiendo a ser blando y dar suficiente plazo o permisividad al deudor para que pague su deuda, con objeto de evitar en la medida de lo posible incomodar a su cliente en la supuesta relación de buena fe y confianza inicialmente establecida en el pacto o contrato, pues dicha acción de pago debería surgir voluntariamente por parte del cliente y de buena fe de este. No obstante dicha, permisividad se puede convertir en un arma de doble filo como explicaremos mas adelante.

El acreedor en muchas ocasiones no está entrenado en el Cobro de Morosos, ni sabe como tratar a un cliente/deudor cuando el pago se demora. El acreedor está atado de manos, dado que la solución al impago depende de una acción que debe realizar voluntariamente su cliente de confianza o deudor. Es en este momento cuando empieza a transcurrir un tiempo en donde el deudor observa que puede vivir perfectamente sin pagar la deuda y que nada le va a suceder por que el acreedor no le ha presionado en tal obligación, llegando el deudor a tener una falsa sensación psíquica de que su acreedor le ha exonerado de la deuda, cuando erróneamente el acreedor lo único que ha hecho ha sido actuar de forma cordial esperando un pago voluntario y de buena fe por parte del cliente o deudor, con el único objeto de no incomodar a su cliente.

Cuando ha transcurrido un tiempo demasiado largo sin que el deudor haya saldado su deuda al acreedor este cliente ya se convierte en un moroso, en dicha fase de largo periodo de impago, el cliente o moroso siente tener derecho a no pagar, asimismo dicho tiempo distancia la relación profesional o confianza entre cliente y profesional hasta el punto de que el deudor llega a observar al acreedor como su enemigo o una persona o ente acosadora que no le perdona un acto o acción prescrita del pasado que ahora le reclama. Dicha coyuntura hacer sentir al deudor que el acreedor no tienen ningún derecho a acosarle para que pague por no haberlo hecho con firmeza anteriormente.

Por tanto el impago en un largo periodo de tiempo, logra que se rompan todos los vínculos de confianza o profesionales entre cliente y profesional, siendo el tiempo sin solución el peor enemigo de sendas partes.

La única forma legal y segura de obtener el cobro de una deuda es que el acreedor vea defendidos sus derechos por la vía legal, dado que las  llamadas telefónicas, cartas, e-mails, o cualquier otro tipo de recordatorio de la deuda, en muchas ocasiones el deudor las observa como un acoso , en lugar de como recordatorio amistoso que pretenden evitar el cobro en la vía judicial o forzosa. Dichos intentos continuos de cobro por parte del acreedor, sin lugar a dudas, acabarán rompiendo toda relación de confianza, cordialidad, amistad o servidumbre entre sendas partes ya que el deudor actuará a modo defensivo y el acreedor se entornará ofensivo en el intento de cobro, por tanto, se ha de evitar la continuada reclamación de la deuda.

El acreedor debe evitar en la mayor medida posible el acoso o insistencia de pago forzado, pues con dicha actitud ofensiva, el deudor reaccionará a modo defensivo en una actitud contraria consistente en la de no pagar al acreedor, dado que una actitud ofensiva por parte del acreedor indignará al deudor en la auto confianza o supuesta buena fe que anteriormente el acreedor ha demostrado existir.

Por tanto las soluciones para poder gestionar el buen cobro de morosos son las siguientes:

  • Intentar que el Moroso pague lo antes posible.
  • Realizar una única y contundente reclamación por la vía amistosa.
  • Proceder directamente a la vía Legal – Judicial

En Peritos Judiciales Barcelona, somos especialistas en el procedimiento formal y legal de reclamación de cobro de morosos, impagos y deudas de sus proveedores o clientes.

Realizamos el el cobro de morosos en Barcelona, a través de un abogado y por la vía legal y/o judicial sin riesgos de que el deudor denuncie al acreedor por acoso.

Nuestro servicio de cobro de impagos o deudas se inicia de forma totalmente legal y amistosa, remitiendo un burofax al deudor y advirtiendo de que si en un plazo de tiempo considerable no abona la deuda, iniciaremos contra el mismo procedimientos legales, así como invitando al deudor a una solución amistosa.

Nuestros servicios se dirigen a empresas, profesionales, ciudadanos y/o público en general. Y nuestro objeto principal en los cobros de morosidad llega mas lejos de lo que normalmente hacen otras entidades, pues nosotros pretendemos con nuestro servicios, varios objetos principales:

  • Recuperar la deuda pendiente
  • Mantener la buena relación entre sendas partes Acreedor/Deudor.
  • Fidelizar y no perder al cliente del acreedor
  • Educar y formar tanto al al deudor como al acreedor, en la buena ética y fe profesional y mercantil.

 

¿Te ha gustado esta publicación?
Clic aquí para suscribirte. y recibirás GRATIS en tu e-mail nuestras publicaciones.

Llamar